Inscríbete para acceso pleno a 57 piezas y al compendio técnico de guitarra y teoría musical
Las uñas del guitarrista: un poco de historia
Pag 1: Panorámica
Pag 2: Historia

-El método vihuela de Miguel de Fuenllana - Orphenica Lyra (1554) - es el documento más antiguo que existe sobre el tema de usar o no usar las uñas con la guitarra clásica.  Fuenllana habó de redobles (maneras de puntear las cuerdas con la mano derecha) y manifestó una preferencia por el uso de la carne de la yema.  Dijo que mientras las uñas otorgan seguridad técnica, hacen perder al artista su habilidad de transmitir belleza. "Solo el dedo, que de verdad está vivo Las uñas y las manos puede transmitir la intención del espíritu.¨ Lo que le dá verdadero valor al comentario de este hombre, es que fue ciego desde nacimiento, y a mí los años me han enseñado que los ciegos desarrollan un oido divino.  Cuando la música es su profesión, además, escuchar es el universo.  

-El laudista Alessandro Piccinini (1566-C.1638) en su libro Intavolatura di liuto...(1639), et di chitarrone (1623) recomendó, en cambio, el uso de las uñas. "El instrumentista debería tocar la cuerda con la carne, empujar la cuerda hacia la panza del instrumento y deslizar la uña oblícuamente a través de las cuerdas.¨ Su descripción sobre como dar forma a las uñas es similar al abordaje del guitarrista moderno -Los guitarristas luego de Tárrega son considerados modernos.

-Thomas Mace (c.l612-c.l706) en su libro sobre el laúd Musick's Monument (1676) expresó una preferencia por la yema, pero concedió que había también ventajas en usar las uñas.  ¨El sonido cálido de un laúd tocado por la yema se pierde al tocar junto con otros, mientras que el uso de uñas permite que pueda escucharse.¨  De todas maneras, él prefería la carne. 
laudista-El guitarrista barroco Francesco Corbetta (1615-1681) usaba sus uñas.

-Silvius Leopold Weiss (1686-1750) dijo que el laúd generalmente se tocaba con la yema de los dedos, pero que el theorbo (similar al laúd pero con diapasón más largo) y el chitarrone se punteaban con las uñas "produciendo, desde cerca, un sonido crudo y raspante.

-Frederico Moretti (1799) y Fernando Ferrandiere (1771-1816) pusieron los cimientos para los guitarristas de inicios del siglo 19 en sus libros respectivos:  Principios para tocar la guitare de seis ordenes y Arte de tocar la guitarra española , ambos publicados en 1799. Sobre el libro de Moretti, Fernando Sor dijo:  "He aquí una antorcha que sirve para iluminar los pasos errantes de los guitarristas."  Moretti apoyaba el uso de la yema.  Ferrandiere optó por las uñas.

-Femando Sor (1778-1839) fue uno de los guitarristas y compositores más celebrados de su tiempo.  Sus composiciones aún forman parte importante del repertorio.  Sobre este tema dijo:  "Nunca en mi vida he oido a un guitarrista que tocara con las uñas y fuera soportable."
Como otros escritores antes que él, Sor se quejaba del sonido creado por las uñas.  Sentía que tenía un tono desagradable y que creaba demasiado ruido.  También sentía que se podían producir ¨muy limitadas graduaciones de calidad de sonido¨ con las uñas.  El único factor que redimía un poco a las uñas era pasajes...que "las uñas facilitan los pasajes rápidos.¨ Al opinar sobre estos temas, Sor señaló que cada intérprete es quien realmente decide:  "Cuando os dirijo a observar este o aquel precepto, nunca toméis mi autoridad meramente, sino preguntadme por qué; y si mis razones no os convencieran suficientemente, deberíais entonces disminuir en gran medida la confianza con la que me honráis con respecto a esta ciencia.

-Dionisio Aguado (1784-1849) en su Nuevo Metodo para guitarra de 1843, describió una técnica muy similar a la del guitarrista moderno.  Explicó como usar tanto las yemas como las uñas con fuerte preferencia por las uñas. Aguado mismo tocaba con sus uñas, como lo hacía su maestro Manuel de Popolo-Vicente Garcia. Aguado creía que el uso de las uñas le daba a la guitarra un sonido único y por lo tanto hacía florecer su verdadero carácter.  El uso de las uñas permitía una gran variedad en el timbre así como un toque rápido y claro.

- La siguiente figura importante en la historia de la guitarra fue Francisco Tarrega (1852-1909) quien, como nunca escribió un método propio de guitarra, se ha vuelto una figura pedagógica importante debido a los escritos de Emilio Pujol (1886-1982). El maestro de Tárrega, Julian Areas, usaba las uñas, como también lo hizo Tárrega hasta los últimos 9 años de su vida.  En 1900, Tárrega se abstuvo de dar conciertos y empezó a tocar con las yemas.  Pujol describió al uso que Tárrega le dió a sus yemas producía un sonido claro gracias al ¨ancho, suavidad y firmeza del cuerpo que hacía vibrar las cuerdas.  Este tipo de toque es lo que hay que desarrollar.¨  Pujol agregó, haciendo eco a Fuenllana, que ¨es la yema la que mejor transmite el sentimiento del alma... un medio tan insensible como las uñas interfiere con el contacto directo entre la sensibilidad del artista y la cuerda.¨ 

Por momentos, Pujol se ponía muy emotivo con el asunto.  "El tono que adquiere una cuerda al ser punteada por la yema lleva una belleza intrínseca, que afecta a los sentimientos más profundos de nuestra sensibilidad, así como la luz y el aire que permean el espacio.  Sus notas son incorpóreas, como lo podrían ser las notas de un harpa ideal, ensamble de jazz expresiva y responsiva.  Tiene, junto con este carácter íntimo, algo de la fuerza romana y el balance griego.  Nos recuerda la gravedad de un órgano, y la expresividad de un violoncello.  La guitarra deja pues de ser femenina y se vuelve un instrumento de grave virilidad.  Finalmente, este estilo nos presenta con la transmisión, libre de impurezas, de nuestras más profundas emociones.¨ A pesar del tono de esta última declaración, Pujol termina su tratado,  El dilema del sonido en la guitarra (1960) , con una nota muy balanceada, sumando las cualidades de cada uno de los abordajes, y dejando la decisión sobre cuál de los dos usar en las manos del lector.  Dijo que las uñas le dan al guitarrista mayor habilidad de variar el timbre, producir armonías claras, vibratos, velocidad y articulación de dedos.  Las uñas también permiten que se pueda tocar con mínimo esfuerzo por parte de la mano derecha.  Dijo que la carne otorga uniformidad, sobriedad y volúmen, pizzicatos claros, escalas de volumen alto, y un trémolo etéreo y no metálico.  El abordaje con la yema requiere mayor fuerza y esfuerzo para desplazar la cuerda a causa de la resistencia incrementada (sobre la yema), por lo que el virtuosismo se vuelve más difícil.  El virtuosismo se usa como sinónimo de velocidad.  Error.  

-Andres Segovia (1893-1987) tocaba con las uñas, al estilo de Aguado. Cuando se le preguntó su opinión sobre el uso que le daba Tárrega a sus yemas de la mano derecha, dijo:  "Es absolutamente estúpido.  Reduces el volumen de la guitarra, y el timbre y color.  Tárrega ha renunciado a la verdadera naturaleza de la guitarra, que consiste en la riqueza de sus timbres y sus diferentes colores.¨  Es por la influencia de Segovia principalmente que hoy en día la mayoría de los guitarristas tocan con las uñas.  Este asunto nunca fue solucionado por la evolución, ni votado por una mayoría, sino que fue decidido por el trabajo y popularidad de Segovia y sus seguidores.  Es este enorme seguimiento el responsable del casi unánime uso de las uñas por los guitarristas contemporáneos. 

Pag 1
Pag 2
Mail Renato Bellucci renato@mangore.com
© 1997-2012 Mangore. All rights reserved.